Este superclásico no precisa ninguna presentación. La película de Michael Curtiz es de las más vistas de la historia del cine. Todos la hemos visto un taco de veces. “Tócala otra vez Sam”. Dicen también que es la peli, en la que más se fuma y se bebe. De “As time goes by” se han hecho multitud de versiones. Y en el jazz es un estándar.
“Desiderio, Desiderio, siempre triste, nunca serio” la reinterpreta aquí también en una secuencia de la película que mejor ha llevado a la pantalla el mundo del jazz :” Round Midnight” de Bertrand Tavernier. Una convocatoria a la emoción. Y Dexter Gordon, Desiderio, aquel gigante del saxo tenor, representante máximo del be bop en este instrumento, del que bebió ni más ni menos que Coltrane, y del que un médico dijo que le asombraba la sangre que tenía en su sistema alcohólico, borda el papel de un músico imaginario, Dale Turner, en el se recogen vivencias de músicos reales, Lester Young, Bud Powell y el propio Dexter. Sin ser actor, Gordon estuvo nominado al Oscar, por su magnífica interpretación. La banda que le acompaña en  la película es un verdadero lujo. Tuve la suerte de disfrutarla en el Festival de Jazz de Donosti allá en el 87, puesto que giró ese año por Europa. Maravilla de concierto. Estaba en primera fila allá en el velódromo de Anoeta. Que buenos recuerdos!

Publicaciones Similares