Hombre caminando en un misterioso bosque surrealista con niebla

La compuso un autodidacta, que no leyó jamás una partitura: el pianista Erroll Garner.  Es la primera audición que os propongo. Corría el 1.954. Luego Johnny Burke le añadió la letra. El croner Johnny Mathis, la convirtió en su canción insignia. Demasiado empalago que, por eso, no cuelgo. El almíbar no suele entrar en mi ámbito, aunque un sentimental irredento sea.  Aquí la versión cantada la dejo para Ella Fitzgerald, palabras mayores en lo que a jazz vocal femenina se refiere. En esa versión podéis leer la letra… En fin…. Dexter Gordon uno de los gigantes del tenor se ocupa de darnos su versión, con ese sonido propio y personal que le caracteriza y, finalmente, la trompeta de Clark Terry con la sección rítmica encabezada por Oscar Peterson nos ofrece la cuarta versión. Se admiten votaciones.

Misty la ha cantado media humanidad artística, y no solo en los territorios del jazz,  y la ha tocado la otra media. Hubo un tiempo en que hasta le  tomé manía, por esas cosas absurdas que a uno le pasan por la cabeza. Recuerdo una versión que les oí a The Modern Jazz Quartet en Sevilla. El vibráfono de Milt Jackson y el piano de John Lewis hicieron maravillas arropados por el contrabajo suave de Percy Heath y la batería de Connie Kay, que sonaba como si de cristal fuera. De las mejores versiones que he escuchado.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.