Nacido en 1.931 en el estado de Texas en 1.931, Redman fue uno de los saxofonistas mas importantes de la etapa reciente del jazz.  Le dio tanto al alto como al tenor, aunque empezó a estudiar primero en el clarinete y a tocar en la parroquia de su ciudad natal, como tantos otros, en este caso de religión baptista.  Fue la escucha de música de Duke Ellington,  Louis Jordan y bluesman de la época, que oía en un jukebox que había cruzando la calle desde su casa, lo que le aficionó al jazz, aunque de casta le venía al galgo porque, por línea paterna, estaba emparentado con un saxofonista de la era de swing, como fue Don Redman. El apellido sigue dando guerra en el campo del tenor de la mano del hijo de Dewey, Joshua, al que sí he visto en varias ocasiones.  Nuestro protagonista aunque se le sitúa en el estilo del free jazz, con la grabación de discos emblemáticos de esa corriente,  ha frecuentado también otros espacios o contextos, demostrando en todos ellos con su sonoridad profunda y exuberante,, su mantenimiento del equilibrio entre la fogosidad agresiva y la suavidad exquisita que dominaba el instrumento y el terreno que pisaba. Conoció y tocó con Coltrane, Coleman, Parker, Don Cherry, Charlie Haden y ha participado en proyectos tan exitosos como la “Liberation Music Orchestra”, “Old and New Dreams”, colaboraciones estelares con Keith Jarrett, además de liderar sus propias formaciones.  Se nos fue en Nueva York en 2.006. El 11 M del 2004 iba a tocar en el Club  Calle 54 de Fernando Trueba, en Madrid.  Las imágenes del atentado le hicieron suspender su actuación: “Comprendo que no es el momento para irse de juerga”, dijo.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.