Omar Sosa - Wikipedia, la enciclopedia libre

La música que os propongo hoy no es para escucharla en cualquier momento. Procuren ustedes buscar un momento apartado de la prisa habitual, buscar tranquilidad y prestar atención. Seguro que os llega hondo. Dice el pianista de Camaguey, de 1.965, que “crear es atreverse a ver que hay al otro lado”. Desde luego su música, en muchas de sus composiciones, si anima a la instrospección y a la reflexión. Nos manda al rincón de pensar, eso que tampoco se hace en los tiempos que corren, en los que sobre todo se actúa, se hace, pero lo de pensar parece que es una actividad poco usual. El primer tema que os propongo, Omar Sosa se encuentra acompañado del maestro de la kora-arpa Seckou Keita, “Tama Tama”, después “Tres notas”, que pertenece a un disco “Ballads” absolutamente recomendable, “Senses “ es otra maravilla, y en el último, me repito, ya lo propuse cuando Paolo Fresu visitó el blog, “Alma”, una delicadeza que sí tuvo la ocasión de escuchar y de sentir a pianista y trompetista en el Cervantes. El pianista cubano es sumamente versátil, ha vivido además de en su Cuba natal, en Quito, en Menorca, en San Francisco, y en Barcelona. Fusiona la música que le ha influido en su vida, desde el pianismo de Monk, melodías cubanas de Bola de Nieve, ritmos africanos…. No obstante os propongo hoy el Sosa más espiritual. En la presentación de uno de sus trabajos “Motherland Journey”, viene a decir que su música pretende ser “una metáfora de lo fundamental. En Occidente tenemos demasiado de todo y al final nada de lo fundamental, simplemente porque estamos con una venda en los ojos, en el corazón y en el cerebro.”. Lo dicho: Omar Sosa nos manda al rincón de pensar, de sentir, de mirar”.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *