Con el guardián del tesoro de Atahualpa Yupanqui

La impronta de la música sudamericana en su momento ya salió a la palestra en este blog anárquico. En aquellos tiempos en los que sucumbíamos a los grupos de la época, Chalchaleros, Calchakis, Quilapayun, y cantantes como Víctor Jara, y los cubanos Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Amaury Pérez…., en fin, particularmente veía la figura de una especie de patriarca de todos ellos,  con rasgos indios, que respondía al nombre de Atahualpa Yupanqui y cuya voz y canciones  imantaban a aquel que las escuchara, o al menos, al que esto escribe. “Los ejes de mi carreta”, “El Arriero” y tantos otros las podíamos oír en otras voces como Alberto Cortez, pero cuando escuchaba con detenimiento a Atahualpa, cada palabra, cada verso, cada estrofa era para el arriba firmante una especie de llamada a la reflexión, una sacudida al corazón…. La indiferencia no cabe ante la voz profunda de Atahualpa que removía conciencias, que conmovía aunque su palabra sencilla fuera.  Atahualpa ( 1908-1992) es uno de los máximos exponentes del folklore sudamericano y, sin duda, del argentino. Las “Preguntitas sobre Dios” son un punto y aparte, se cantaba clandestinamente, por supuesto, en los ámbitos universitarios de los años setenta.

Publicaciones Similares

2 comentarios

  1. Miguel, recuerdo escuchar sus canciones en el radiocasete de mi hermana Pilar. Yo aún era joven y esas letras se iban creando posó en mi conciencia.
    Muchas gracias y muy bien escrito.
    Un abrazo 🤗💪

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.