Las inesperadas lecciones que la película Casablanca puede enseñarnos sobre  la actual crisis de refugiados - BBC News Mundo

Fue en 1.938 cuando el profesor Murray Burnett con aspiraciones de ser dramaturgo entró en un cafetín de la Costa Azul y oyó cantar a un pianista negro “As time goes by”, una canción de cuya autoría poco se sabe en realidad y que evocaba el recuerdo nostálgico de un amor y simbolizaba el amor eterno. La canción inspira al aspirante a dramaturgo una pieza teatral destinada a Broadway,  que no llegó a estrenarse y que acaba siendo un guión más de los que recibía diariamente la productora Warner,  cuyos dirigentes no esperaban que “Casablanca” obtuviera el éxito tan extraordinario, cuando decidieron acometer su rodaje.

Hoy la película que dirigiera Michael Curtiz en 1942, en condiciones muy adversas,  y que tantas veces hemos visto, es una obra mítica y considerada la segunda mejor película de la historia, tras “Ciudadano Kane”, a juzgar de muchos críticos. Pues bien, el origen de la película está en esa cancioncilla que hoy os propongo en varias versiones, y por supuesto en jazz. Una de las versiones que más me gustan la podéis oír en la entrada de este blog dedicada a Dexter Gordon.

Publicaciones Similares

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.