Gerry Mulligan - Wikipedia

Ciertamente la frase aquella de “curtido en mil batallas” es muy manida y en el terreno del jazz se ha aplicado con profusión. Pero en este caso del neoyorkino de 1.927, maestro e imagen del saxo barítono, pero también soprano, compositor, arreglista, pianista y hasta clarinetista, la frase está más que justificada. Participó de forma decisiva en el Noneto de Miles Davis, en  “Birth of the cool”, siendo cómplice de Gil Evans y claro está del trompetista de Illinois, lideró con otro trompetista, Chet Baker, el famoso cuarteto sin piano, también fue parte de una reunión mítica con Astor Piazolla en una reformulación del tango que se considera histórica, grabada en Italia bajo el título “Summit” y formó parte de innumerables proyectos con otros grandes como Paul Desmond, Stan Getz, Charlie Mingus, Bob Brookmeyer , Zoot Sims, Ben Webster, Art Farmer, Johnny Hodges y tantos otros. Tuve ocasión de verlo en aquellas jornadas marathonianas del jazz en tres días que se celebraron en la Expo de Sevilla en 1.992. Gerry Mulligan fallecería cuatro años más tarde. Esa imagen de señor venerable también se había complicado la vida alguna vez que otra con sustancias nada recomendables.  Pero Mr. Mulligan es el señor del barítono y una figura legendaria del jazz. Su técnica impecable, su sonido inconfundible, tranquilo, cálido, sin apenas vibrato, así lo avalan.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.